Motosierra a la mendocina: Gobierno de Mendoza deja de financiar dos importantes instituciones, IDR – IDC. IDITS esta en la mira

El reciente anuncio del gobierno de Mendoza de dejar de financiar el Instituto de Desarrollo Comercial (IDC) y el Instituto de Desarrollo Rural (IDR) resuena con fuerza y recuerda a la controversial ¬ęmotosierra¬Ľ del gobierno de Javier Milei. El enfoque cr√≠tico de la administraci√≥n provincial, comandado por Rodolfo Vargas Arizu, ha desatado una ola de preocupaci√≥n y cuestionamientos sobre las consecuencias reales de estas decisiones en el tejido socioecon√≥mico de la regi√≥n.

La cartera que comanda Rodolfo Vargas Arizu seguir√° impulsando temas o programas de trabajo del sector privado. - Foto: Archivo / Los Andes

A partir del 1 de julio, Mendoza proyecta un ahorro de aproximadamente 1.700 millones de pesos mediante la quita de aportes a los mencionados institutos, así como ajustes en el Instituto de Desarrollo Industrial, Tecnológico y de Servicios (IDITS). Esta medida se justifica como parte de un plan de eficiencia orientado a optimizar los recursos disponibles, aunque las similitudes con la estrategia de recortes profundos de Milei no pasan desapercibidas.

El Instituto de Desarrollo Rural (IDR), con 33 empleados, y el Instituto de Desarrollo Comercial (IDC), con 14 empleados, enfrentan cambios estructurales significativos. Seg√ļn fuentes del Ministerio de Producci√≥n, la retirada del gobierno de estos organismos es una medida necesaria para redirigir los fondos hacia el sector productivo, con el objetivo de maximizar el uso del personal y las actividades bajo los recursos actuales. Sin embargo, esta narrativa oficial se encuentra con escepticismo, especialmente cuando se considera que ambas entidades tienen componentes p√ļblicos y privados, aunque el √ļnico aportante ha sido el Estado.

La situaci√≥n evoca inevitablemente la imagen de la motosierra de Milei, una met√°fora de su propuesta de desmantelar organismos y reducir dr√°sticamente el gasto p√ļblico. Al igual que Milei, el gobierno de Mendoza argumenta que la eficiencia y la reestructuraci√≥n son claves para enfrentar la crisis econ√≥mica. Pero, ¬Ņa qu√© costo?

El IDR, fundado en 1998, ha sido crucial para la actividad frut√≠cola y hort√≠cola, proporcionando pron√≥sticos de cosecha y relevamientos de precios que han sido publicados regularmente. Con la reestructuraci√≥n, el Ministerio de Producci√≥n de Mendoza asegura que asumir√° varias de estas funciones mediante proyectos espec√≠ficos, con la promesa de menores costos y mayor flexibilidad. Sin embargo, el cambio hacia una metodolog√≠a de trabajo por proyectos plantea dudas sobre la continuidad y la calidad de los servicios que estos institutos han brindado durante a√Īos.

El IDC, por su parte, ha jugado un rol importante en fortalecer el tejido comercial de la provincia y mantener un observatorio de comercio √ļtil para la toma de decisiones. La evaluaci√≥n de su continuidad en el marco de los cambios propuestos deja una gran inc√≥gnita sobre el futuro de estos esfuerzos.

Además, el destino de los empleados del IDR y el IDC es incierto. La reubicación o eventual participación en nuevos proyectos dependerá de los respectivos directorios de cada instituto. Con salarios que varían significativamente de los de la Administración Central, estos empleados podrían enfrentarse a una reestructuración salarial que podría no reconocer la disparidad actual.

La administraci√≥n provincial se√Īala que los ahorros se destinar√°n a programas espec√≠ficos como el Programa de Fortalecimiento Institucional para el Impacto en el Desarrollo Regional y Pymes, Mendoza Escala, Mendoza Semilla y los Programas de Empleo y Capacitaci√≥n. Sin embargo, la pregunta sigue siendo si estos programas podr√°n compensar las funciones cr√≠ticas que los institutos han desempe√Īado y si la eficiencia prometida realmente se materializar√°.

Mientras el gobierno de Mendoza sigue los pasos de la política de recortes drásticos al estilo de Milei, los habitantes de la provincia esperan con cautela para ver si esta estrategia traerá la tan esperada eficiencia y desarrollo, o si solo resultará en una pérdida significativa de recursos y servicios vitales para la comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error

¬ŅDisfrutas este diario? Pasa la voz :)