BitCoins

Bitcoin: Especialistas explican por qué no es una burbuja

El bitcoin tardó casi 11 años en tocar los 20,000 dólares por primera vez en 2017. En sólo 22 días, a finales de 2020 y principios de este año, la criptomoneda más popular del mundo subió otros 20,000 puntos y su impulso se mantiene fuerte hasta ahora.

El rápido ascenso de bitcoin en 2017 fue seguido rápidamente por liquidaciones que borraron la mayor parte de sus ganancias. Pero esta vez no se ha repetido la historia y los expertos dicen que una combinación de factores impulsó el aumento de la criptomoneda el año pasado y que este seguirá subiendo.

Expertos consultados por Business Insider dieron tres razones para pensar que la moneda virtual seguirá su ascenso y no se derrumbará como lo hiciera en 2017.

Miedo a perderse

La primera razón es el miedo a perderse. Mientras que los inversionistas minoristas impulsaron el rally de bitcoin de 2017, las empresas públicas provocaron su más reciente subida.

MicroStrategy inició una reacción en cadena cuando compró bitcoins por 425 millones de dólares en agosto y septiembre, dijo Jimmy Nguyen, presidente de la Asociación de Bitcoin.

La medida abrió la puerta para que empresas públicas vieran al bitcoin como un activo de reserva viable.

Square siguió en octubre con la compra de 50 millones de dólares. Aún así, no fue hasta que PayPal adoptó bitcoin que los precios comenzaron a dispararse. La compañía anunció el 21 de octubre que permitiría a sus cientos de millones de usuarios comprar, vender y mantener bitcoins.

La criptomoneda tocó su nivel más alto desde julio de 2019, ya que los inversionistas vieron la adopción como un paso clave para el uso generalizado de bitcoin. “La gente está viendo un cambio hacia él como un activo de reserva, sabiendo que hay un suministro limitado de bitcoin y diciendo, ‘está bien, quiero mi parte antes de que suba demasiado de precio”, dijo Nguyen.

Los inversionistas institucionales han introducido miles de millones de dólares en el mercado de las criptomonedas.  Su participación ha jugado el papel más importante en el ascenso meteórico del token hasta fines de 2020, según Douglas Borthwick, director de Marketing de la plataforma de comercio de activos digitales INX.

Coberturas de inflación

La segunda razón es una demanda de coberturas de inflación. Bitcoin puede parecer primero completamente desconectado de la pandemia de coronavirus, pero las consecuencias de la crisis de salud han jugado un papel fundamental en el apoyo a los precios.

Los gobiernos de todo el mundo aprobaron estímulos fiscales por valor de varios billones de dólares para hacer frente al daño económico de la pandemia. La afluencia de moneda fresca y las condiciones monetarias favorables impulsaron el caso de bitcoin como cobertura contra la inflación, dijo el analista de JPMorgan Nikolaos Panigirtzoglou en noviembre.

Un suministro limitado de 21 millones de tokens y el aislamiento de las decisiones políticas hicieron que la criptomoneda sirviera como una alternativa al oro y otros activos de cobertura.

“Esa impresión de dinero ha significado que todos en el mundo han estado buscando activos duros en los que invertir, algo que no aumenta en términos de oferta”, dijo Borthwick.

La tercera razón es precisamente la de incrementar su legitimidad. Las empresas y los inversionistas institucionales que se están acostumbrando a bitcoin le han dado legitimidad a un activo conocido recientemente más por sus usos turbios que por su potencial de inversión.

Durante el rally de 2017 de bitcoin, aquellos menos familiarizados con las criptomonedas las asociaron con “actividades nefastas”, dijo Borthwick.

Fuente
Diario El Economista de México
WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com