ComercioPORTADA

Cámara del sector afirma que el comercio electrónico “es la nueva normalidad” de la venta minorista

El titular de la Cámara Argentina de Comercio Electrónico (CACE), Alberto Calvo, afirmó hoy que el comercio electrónico pasó a ser la “nueva normalidad” en materia de consumo a nivel minorista y puso como ejemplo que la facturación del sector en 2020 creció 124%.

Calvo, en la presentación de los resultados de la actividad, remarcó también la voluntad de la industria de aportar valor a la agenda de temas que llevará adelante el Consejo Económico Social en sus distintas comisiones.

“El comercio electrónico es la nueva normalidad”, subrayó Calvo, quien precisó que el año pasado -en medio de la pandemia de coronavirus- la cantidad de consumidores electrónicos trepó por encima de 20 millones en el país, a lo que se sumó un incremento de los puestos de trabajo por encima del 80% en las empresas del sector.

La cámara anunció también hoy que el primer evento de descuentos especiales para compras por comercio electrónico, Hot Sale 2021, se realizará entre el 10 y 12 de mayo próximos.

Consultado por Télam, Calvo indicó que “fuimos convocados a la presentación del Consejo Económico y Social” que se realizó la semana pasada y agregó que posteriormente se puso en contacto “con el secretario Gustavo Beliz para poner a la cámara a disposición para lo que se necesite”.

Agregó que esperan “agregar valor; no solo áreas de tecnología sino también de consumo, promoción de economías regionales y/o exportación”.

Según el relevamiento 2020, realizado por la consultora Kantar Insigths para la CACE, el 85% de las empresas reasignaron personal o directamente crearon nuevos puestos de trabajo en el área de comercio electrónico el año pasado.

“Es la primera vez que relevamos la cantidad de puestos de trabajo dedicados solo al ecommerce”, dijo el director institucional de la CACE, Gustavo Sambucetti, tras indicar que “el mayor crecimiento de empleo no se expresó en el área de tecnología, sino en la administrativa”.

Respecto de las inversiones de la industria hechas el año pasado para responder al incremento de las compras en línea, especialmente en el segundo bimestre del año, cuando se impuso el aislamiento social, Sambucetti señaló que “el foco fue a tecnología de back, depósitos, gente, procesos”.

“La logística tuvo que dar un salto importante para poder responder a la demanda, hubo mucha inversión en espacio, movilidad, en gente”, agregó Calvo.

De cara al 2021, Calvo subrayó que “hay un consumidor nuevo, que se vio forzado por necesidad” a recurrir al comercio electrónico, y que “la conectividad es clave” para sostener y ampliar la base de consumidores electrónicos.

Según el informe, presentado por la especialista Julieta Dejean, los nuevos compradores en línea corresponden al nivel socio económico medio bajo y bajo, en especial dentro de los a los extremos etarios de entre 18-20 años y más de 45 años, que buscan y compran desde el teléfono móvil.

Este nuevo consumidor es “más exigente, en parte por la falta de experiencia en la compra en línea”, señaló Dejean, por lo cual “las empresas deberán acostumbrarse a mantener la flexibilidad necesaria para responder a la demanda del nuevo comprador”, acotó Calvo.

El 50% de las compras realizadas el año pasado fueron ejecutadas desde el teléfono móvil, el 23% desde las aplicaciones de los marketplace y sitios y la novedad fue el crecimiento de las ventas por redes sociales que pasó a tener un 7% en las respuestas de los consumidores encuestados.

Los dirigentes empresariales indicaron también que están trabajando con la Secretaría de Comercio Interior para elaborar un estudio que permita definir el peso del comercio electrónico en la totalidad de la venta minorista en todo el país.

Consultados al respecto, Sambucetti, señaló que “en general en las empresas que vienen del mundo físico y también tienen su tienda en línea, el peso del ecommerce pasó a ser del 50% el año pasado”.

Precisó que en algunos rubros como los supermercados, la participación del comercio electrónico alcanzó por primera vez los dos dígitos: “en el año 2019 estaba entre un 4 y un 6% sobre la venta total y el año pasado trepó a más del 10%”.

El “rol protagónico del comercio electrónico”, según Calvo, “llego para quedarse”, dado que 6 de cada 10 de los consumidores que usaron por primera vez esta modalidad de compra, mantuvieron un ritmo regular de adquisiciones vía internet de al menos una vez al mes.

En números, la facturación del comercio electrónico superó los $905.143 millones, lo que significó un incremento del 124% respecto al monto de 2019.

“El incremento es superior a la inflación, y en dólares la facturación resulta 53% superior a la del año pasado”, indicó Sambucetti.

El año pasado el ticket promedio de compra fue por $5.519; es decir, 23% más que el ticket de compra promedio del año 2019 que fue por $4.500.

En 2020 también se modificó el mix de productos y servicios más comprados, con una fuerte suba del rubro alimentos y bebidas que “redobló la diferencia” con el 2019, y una caída por primera vez del rubro pasajes y turismo, directamente relacionado con las medidas tomadas por la pandemia de coronavirus.

Educación, el rubro que incluye la venta de cursos y capacitaciones en línea, nunca había figurado entre los diez que más facturaron, y saltó del puesto 26 en el 2019 al noveno en el año 2020.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com