Día Internacional del Coworking ¿por qué se celebra hoy?

Día Internacional del Coworking ¿por qué se celebra hoy?

El término coworking fue acuñado por primera vez en 1999, pero no fue realmente difundido hasta el año 2005. Brad Neuberg, un empresario estadounidense, creó lo que sería el primer coworking de la historia, un espacio colaborativo situado en San Francisco, llamado Hat Factory, donde trabajaban 2 autónomos más. El aniversario: el 9 de agosto de 2005. Desde entonces, han pasado 23 años y cada 9 de agosto, se celebra el día internacional del coworking.

Según el artículo de la revista G7.comNeuberg, ingeniero de profesión quería trabajar de forma independiente pero creando una comunidad donde, además de compartir gastos, surgieran sinergias y nuevo proyectos entre las personas que trabajaran en ese mismo espacio.

A partir de entonces, el concepto de coworking ha ido evolucionando, hasta llegar a día de hoy, una forma de trabajo cada vez más extendida. Las estadísticas del 2017 hablan por sí solas: alrededor de 13.800 espacios coworking y cerca de 1.180.000 coworkers en todo el mundo.

El coworking fomenta las relaciones estables entre profesionales de diferentes sectores que pueden desembocar en relaciones cliente-proveedor. En todo caso es frecuente que se genere un sentimiento de pertenencia a una comunidad, más allá de las vinculaciones efectivas, entre los trabajadores que frecuentan los espacios de coworking.

Los centros de coworking, destinados principalmente a profesionales de Internet, diseñadores, programadores, escritores, etc., proporcionan, generalmente, un escritorio individual, acceso a internet y otros servicios propios de una oficina. El coworking ofrece una solución para el problema de aislamiento que supone para muchos trabajadores independientes, o incluso microempresas o startups, la experiencia del trabajo en casa.

A menudo, los espacios de coworking reúnen a profesionales que normalmente trabajan desde casa. Un espacio de coworking puede incluir a escritores, programadores y diseñadores gráficos independientes que se reúnen un par de veces a la semana. Además de reunirse por motivos de trabajo, también se unen de otras maneras. Un día de coworking puede empezar desayunando juntos. Su jornada de trabajo puede incluir también una breve meditación y descansos a pie.

Una de las mayores ventajas del coworking es que proporciona una mayor variedad de oportunidades para establecer contactos. Otros beneficios del coworking son:

  • Aumento de la productividad
  • Impulsa la creatividad
  • Proporciona oportunidades de colaboración
  • Ofrece mayor flexibilidad
  • Proporciona un sentido de pertenencia y propósito

Otra ventaja del coworking es que resulta más rentable para los empresarios. En lugar de tener que pagar todos los gastos por su cuenta, se dividen. Desde su creación, más de un millón de personas de todo el mundo trabajan en espacios de coworking cada año.