Emprendedores: Por qué pensar en la Economía Circular

Por: Fabrice Serfati (Expansión.mx)

Emprendedores: Por qué pensar en la Economía Circular

Un tema que pco se toca en el mundo de los startups es el impacto que tienen en el medio ambiente. Es verdad que una fintech parece, a simple vista, tener poco impacto en cuanto al calentamiento global, pero si algo he aprendido es que TODO está interconectado y por lo mismo también el founder de una empresa de tecnología financiera debe entender qué es la economía circular y el rol que juega su startup en ella.

Un ejemplo de esto fue el acalorado debate en 2021 sobre el gasto energético de las cryptos, pues se vio que no por ser digitales son completamente inofensivas al medio ambiente. Existe un costo energético del minning, el cual es aproximadamente el equivalente al consumo energético anual de países pequeños como Malasia o Suecia. Esto suena como mucha energía. Pero, ¿cuánta energía debe consumir un sistema monetario?

Independientemente de la opinión de cada uno sobre el tema creo que es importante el debate porque nunca antes se había hablado. ¿Acaso alguien le pregunta a los bancos centrales cuánta energía gasta producir sus monedas o billetes? Hoy ya lo hacemos y me da gusto.

Volviendo al tema, primero, ¿qué es la economía circular? La economía circular es la respuesta a un modelo económico lineal en el que básicamente las empresas TOMAN, HACEN y DESPERDICIAN y en ese descansa y ha descansado la actividad económica durante los últimos siglos.

A diferencia de la lineal, la economía circular en esencia rechaza el enfoque de "tomar, hacer, desperdiciar" a favor de mantener los productos y recursos en uso durante el mayor tiempo posible y, al final del uso, reciclar (o "enlazar") sus componentes y materiales nuevamente en el sistema en cadenas de valor que impliquen cero desperdicio.

En otras palabras, una economía circular elimina por completo el concepto de desperdicio, cambiando fundamentalmente la forma en que producimos y consumimos, creando un ecosistema más saludable y próspero que circula valor en toda la economía y la sociedad.

Al hacerlo, desvincula el crecimiento económico del uso de recursos primarios y vuelve a vincular el crecimiento económico con el progreso social, presentando un marco de soluciones necesario para abordar desafíos globales. Para eso la economía circular propone varios modelos:

1. Con modelos B2B se propone que empresas establecidas detecten áreas de mejora en cuanto a su desperdicio, a sus potenciales eficiencias energéticas y de insumos en general.

2. Incluyendo en el UX de sus productos la trazabilidad de la huella de carbono de sus usuarios.

3. Habilitando plataformas de aprovechamiento de activos y ayudando a modelos de consumo de producto a que se conviertan a plataformas de product as a service.

4. Un caso que tenemos muy cerca es el de los autos eléctricos y su extrapolación al mundo de movilidad sustituyendo la combustión por motores limpios.

5. Otra forma es generar plataformas de reciclaje de insumos (por ejemplo baterías).

En otras palabras, la transición a modelos comerciales circulares es esencial para que cualquier empresa crezca y siga siendo competitiva en el entorno actual.

Emprendedores, ¿ya han pensado cómo pueden hacer circulares sus empresas?