La administración personal

La administración personal

La administración de las finanzas propias, puede convertirse en un reto, si no se tiene claras las reglas del juego,  no se trata de saber mucho de matemáticas, es tan sencillo como tener muy claro que entre menos gaste su capacidad económica irá en aumento. Así que si la tentación de comprarse un  carro más nuevo pone en riesgo sus ahorros, recuerde que siempre se van actualizando los artículos que compra, lo importante es contar con uno que sirva para sus actividades y con eso es suficiente, no es posible estar a la par de cada producto que sale a la venta.

Tómese el tiempo de organizar tus finanzas, las cosas improvisadas se toman con menos seriedad que si le otorga la importancia que esto merece. Entre esto incluye el revisar todos los términos y condiciones de créditos, tarjetas de banco, arrendamientos, etc. Todo lo que lleve contrato o condiciones merece ser revisado con cuidado, si no controla tus finanzas y las  condiciones en que las maneja, ellas lo controlarán a usted, y pudieran darle sorpresas no muy agradables.

Escriba una lista de gastos que vaya haciendo, y esa será la mejor forma de ver en que se va su dinero, se sorprenderá de lo que es capaz de gastar sin darse cuenta.

Una vez identificado si gasta en cosas que no son estrictamente necesarias, comience sus ahorros, y verá como en vez de tener deudas acumuladas, tendrá dinero disponible.

Existen algunas formas para disminuir los gastos que le pueden ser muy útiles, como aprovechar las ofertas del mercado, compre un poco más si el producto se encuentra en oferta, no necesita ser demasiado, así cuando aumente su costo tendrás su reserva; el hacer su almacén personal y familiar, es de gran ayuda en temporadas de escases, aprende a envasar, cuando hay productos como frutas y verduras de temporada aprovecha, los alimentos se encuentran en bajo costo y resulta muy saludable.  

Para comprar ropa, no hay nada mejor que comprarla a final de temporada, si está por terminar la temporada de frío por ejemplo, todo se encuentra en remate, puede comprar lo que sabes que necesitará el próximo año e igual para la temporada de calor, así no tendrá que comprar lo mismo con el precio más elevado en temporada de demanda.