¿Podrán las FINTECH salvar a las Pymes?

¿Te imaginas recibir fondos en menos de 48 horas para promocionar tu negocio y seguir operando sin deudas y sin acudir al banco?

¿Podrán las FINTECH salvar a las Pymes?

El desarrollo tecnológico trae muchos beneficios para la sociedad y en el sistema financiero, nos otorga mayores facilidades de crédito y seguro, abonando a la inclusión financiera, aseguró PlusCorp. 

En ese sentido, destacó que el factoraje es uno de los servicios de financiamiento alternativo de más rápido crecimiento a disposición de las pymes en el país, este modelo de autofinanciamiento se ha convertido en una de las mejores opciones para las empresas que buscan capital de trabajo.

“¿Te imaginas recibir fondos en menos de 48 horas para promocionar tu negocio y seguir operando sin deudas y sin acudir al banco?”, puntualizó. 

El informe de la firm  señaló que las Pymes afirman haber comenzado a recuperarse, una recuperación que, en opinión de Harry Sacal Fundador y CEO de la empresa de financiación, se debe gracias a que las fintech se han convertido en una herramienta necesaria para nuevas líneas de crédito, seguros y remesas. 

“Debido a que muchos mexicanos no confían en los bancos, la transparencia de las opciones de tecnología financiera juega un papel importante en la adopción de nuevas tecnologías por parte de las PyMEs”, detalló. 

Por su parte, el COO de la firma, Manuel Sacal, señaló algunos de los aspectos más relevantes a considerar al momento de solicitar un crédito: 

  • costo del dinero, es decir, la tasa de interés
  • garantías que el empresario tiene que presentar para acceder al recurso

“Por lo general, los subsidios y los préstamos del gobierno son baratos, porque provienen de programas gubernamentales para hacer crecer este tipo de empresas. En contraste, los créditos de la banca de segundo piso, los bancos grandes, tienden a ser muy caros y solicitar muchas garantías”, añadió. 

Ante este panorama, las empresas deben buscar un crédito u operación de financiamiento —un préstamo anual, quizá— cuyo pago sea de bajo costo, o, cuando menos, que permita reducir el número de días para pagar el recurso. De esta manera, sus ganancias se verán menos afectadas por la deuda contraída.

Fuente: idconline.mx