Prioridades en la emergencia

El ministro pidió que le acerquen "las cinco mayores urgencias" de cada área. La relación con el FMI y el BID. El contrabando y la falta de dólares.

Prioridades en la emergencia

Sergio Massa encabezó este jueves su primera reunión del flamante gabinete económico, ante el cual planteó y repasó el complejo escenario que se presenta y algunas de las urgencias que marcarán los tiempos de la gestión, al menos en las primeras semanas. Dólares e inflación, son las palabras claves para definir los dos frentes que más preocupan. "Gestión eficaz, celeridad, austeridad y diálogo con todos los sectores" fueron los ejes de la tarea que el flamante ministro de Economía le encomendó a una veintena de secretarios y subsecretarios que poblaron la sala en la reunión inaugural del nuevo equipo económico.

El sendero que se fue trazando durante el desarrollo del encuentro fue algo parecido a definir día por día,  las tareas a cumplir o los anuncios a hacer, todos con un hilo conductor: ir calmando las expectativas y demostrar mucho músculo en la gestión. Hoy mismo, viernes, se dará a conocer el nombre del secretario de Política Económica, quien además hará las veces de viceministro de Economía, del cual aún no se conoce el nombre.

Massa también hizo referencia frente a su equipo a la reunión que mantuvo con Mauricio Mauricio Claver-Carone, presidente del BID, de la cual también informó por twitter luego del encuentro del gabinete económico. "Evaluamos el estado de situación de los préstamos existentes y las nuevas oportunidades de financiación para promover el desarrollo inclusivo y desarrollar obras de infraestructura en nuestro país", comunicó por esa red.

La relación con los organismos multilaterales de crédito será vital en estas primeras semanas, por un lado por la posibilidad inmediata de atraer recursos, pero además como señal de normalización financiera. Hubo más de un comentario durante el encuentro en relación a que un clima de sosiego aportaría más al aquietamiento de las cotizaciones cambiarias, que cualquier medida de control sobre la plaza, las que quedaron descartadas al menos en lo inmediato. 

En relación al Fondo Monetario, el ministro subrayó que "las negociaciones serán siempre cara a cara, no a través de versiones en los medios", quizás deslizando una crítica a metodologías del pasado reciente. En las próximas semanas, comenzará la actividad en el país de la misión del Fondo para la revisión del cumplimiento de las metas del segundo trimestre. De cuya aprobación depende el próximo desembolso de recursos del Acuerdo de Facilidades Extendidas firmado este año. Se estima que dichos recursos estarían disponibles antes de mediados de septiembre, porque tampoco habría dificultades en mostrar el cumplimiento de las metas.

En cambio, el sendero a recorrer durante este tercer y el siguiente trimestre requerirá un trabajo más fino. No habrá modificaciones de las metas, reiteró Sergio Massa ane sus funcionarios, empezando por ratificar la del déficit fiscal primario del 2,5% del PIB. También enfatizó el cumplimiento de la meta de no emisión, para lo cual instruyó al secretario de Hacienda para que comunique la prohibición de disponer de más adelantos del Tesoro.

Recordó el ministro, además, como otra señal de normalización en este sendero de anuncios a diario, que el martes se darán a conocer los resultados del canje voluntario de deuda en pesos de corto plazo por títulos con vencimiento largo. 

En el encuentro se dio espacio también para ahondar en las cifras del informe de Aduanas sobre manionras de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. "Ya se detectó un universo de 13.640 operaciones, que suman un valotr cercano a los u$s 1250 millones e involucran a 722 empresas", se informó. Se aceleraron las intimaciones y algunos casos ya llegaron a la Justicia la semana pasada. Se intenta, de este modo, de "generar una cuestión de percepción de riesgo y corregir conductas", como forma que se supone eficaz para cuidar las divisas. 

Serán días intensos, porque además coincidirán con la información de los datos del Indec sobre inflación de junio, que Massa mencionó otr vez ante su equipo de funcionarios que "serán muy malos". Pero, a la vez, se verificará que los datos sobre crecimiento y empleo sigue siendo "buenos". Combatir la inflación y cuidar el crecimiento con inclusión, es el objetivo. 

En este marco de restricciones y escenarios amenazantes, Massa le exigió a todos sus colaboradores en distintas áreas "celeridad y eficiencia" en la gestión, y que no dejen de lado la consigna de "diálogo con todos los sectores". Teniendo en cuenta los criterios de austeridad que todos y cada uno deberán aplicar, les pidió a los responsables de las distintas áreas que le hagan llegar "las cinco principales urgencias" que consideran necesario atender. La intención es analizarlas en conjunto y "construir acciones" para resolverlas, según proclamó el ex presidente de la Cámara de Diputados.